El mejor parto es un parto seguro

By: | Tags: | Comments: 0 | agosto 31st, 2017

El Dr. Tupa, obstetra del staff de @GeneaCM da su visión sobre algunas corrientes que están en creciente demanda a la hora de traer un bebé al mundo y alerta sobre sus peligros. Además, el profesional nos da pautas sobre cómo elegir el médico ideal para este momento tan importante.

¿Cómo definiría usted a lo que se denomina “parto humanizado”?

Desde mi humilde opinión, el nombre está mal elegido, tanto “parto humanizado” como “parto respetado”. Yo prefiero trabajar sobre el concepto de “parto seguro”. Desde ya que los obstetras que amamos nuestra profesión tratamos con “humanidad”, respeto y cariño a nuestras pacientes, pero considero también fundamental cuidar la salud de la mamá y del bebé y tener eso como prioridad.

Entonces, ¿cómo se construye una buena relación entre la mamá y su médico?

Desde la primera entrevista es fundamental que la mamá exponga sus miedos, sus deseos y consulte sus dudas con el obstetra. De la misma manera, éste le tiene que hablar siempre con la verdad, contando todas las alternativas y -a medida de que transcurre el embarazo- se va construyendo una relación de confianza. Esto hace que se llegue al parto con los temas charlados y una tranquilidad mucho mayor.

¿Cree que tendencias como el parto domiciliario o la negación de las mamás a usar anestesia epidural o realizarse una episiotomía pueden complicar un nacimiento?

No estoy de acuerdo con el parto domiciliario, ya que pensar en ello, es olvidarse que en parto es una situación potencial de riesgo y los domicilios no están preparados para ello. Todas las sociedades científicas del mundo coinciden en que el parto debe realizarse en instituciones que cuenten con los medios necesarios para la atención y resolución de la urgencia, cuando sea necesaria .Con respecto al uso de la anestesia epidural, es una necesidad de uso médico que tiene indicaciones precisas, y momentos del trabajo de parto en los cuales se pueden realizar. La episiotomía ha pasado por diversas etapas en la aceptación de la misma, pero la realidad es que realizada en el momento necesario y en la paciente que así lo necesita, puede evitar serios trastornos del canal de parto, como los desgarros y secuelas de prolapso genital. Un buen médico debe explicar con claridad todas las eventualidades de cada decisión a su paciente.

¿Cree que tendencias como el parto domiciliario o la negación de las mamás a usar anestesia epidural o realizarse una episiotomía pueden complicar un nacimiento?

Sí. Ante un parto tienen que estar a disposición de la mamá y del bebé tanto los profesionales idóneos como la infraestructura necesaria para atender cualquier urgencia que pudiera aparecer y poder salir de la misma. Por otro lado, hay ciertos casos en los que no es viable llegar a un parto normal y lo mejor para que no haya secuelas para el bebé y sufrimiento innecesario para la mamá es una cesárea. También hay mujeres que no quieren que se realice una episiotomía y pueden terminar con un desagarro. Un buen médico debe explicar con claridad todas las eventualidades de cada decisión a su paciente.

¿Por qué entonces cada vez más mujeres piden menos intervención médica en sus partos?

Creo que porque no llegan a desarrollar un vínculo de confianza con su obstetra. Muchas veces sucede, sobre todo en la atención pública, que no es un solo médico el que ve a la paciente durante todo su embarazo, entonces no hay una continuidad. Además, hay una demasiada información (y mucha de ella es incorrecta) que termina por desorientar a las mamás. También hay un grupo minoritario de médicos y de obstétricas que se aprovechan del interés de estas pacientes en satisfacer ciertas demandas y realizan prácticas no seguras con afán de lucro.

¿Qué aspectos han cambiado para bien en la atención a una mujer embarazada en los últimos años?

Creo que la profesionalización tanto en obstetricia, como en neonatología son notables. Los médicos están mucho mejor preparados que décadas atrás y las instituciones también. Además, el diagnóstico prenatal y el tratamiento de ciertas patologías durante el embarazo, hace que cada más vez más se arriben a excelentes resultados para la mamá y el bebé aunque haya dificultades. Por ejemplo, en el área de neonatología se comprobó que ahora es mejor cortar el cordón umbilical cuando este deja de latir y no hacerlo inmediatamente y eso ya se implementa. También, en todas las clínicas donde yo trabajo se fomenta el contacto entre el bebé recién nacido y la mamá, pero estando seguros que ambos están en perfectas condiciones. Con todo eso a favor, más la sintonía que se va construyendo a lo largo de los 9 meses entre la mujer embarazada y su obstetra, es muy probable llegar a un parto seguro. Para mí como obstetra no hay mayor satisfacción que ver mamás y bebés sanos y felices y cada vez que contribuyo a eso, me siento pleno.